No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo

Esta frase de Oscar Wilde da inicio al libro Redes Privadas Virtuales de mi buen amigo Javier Andrés Alonso que hoy por fin recibí en casa vía editorial Ra-Ma. En el primer vistazo al libro lo que más me ha llamado la atención ha sido su finalidad  puramente práctica junto con el grosor, casi 900 páginas, … todo un tratado de seguridad, redes y encriptación única en su género y en castellano.

Ha sido muy emotivo este primer encuentro con su libro y que me ha traido recuerdos del antiguo equipo de mucha calidad del GateDefender (Javi, Dani, Patri y yo),  compañeros del equipo de desarrollo y de managers. Son muchas horas codo con codo, analizando tráfico de red, buscando la forma de que “explotaran” las nuevas releases o buscando el entrecotte para la dieta multiproteica de Iván ,  aunque destacaría esas clases magistrales que tanto me ayudaron para hacerme con el producto y adentrarme en el mundo de la seguridad informática. Se hace irónico encontrar mi nombre en los agradecimientos del libro, … , aprendí mucho de su poesía en directo y sigo aprendiendo de su prosa escrita MAESTRO!!!

¿ Que hay de malo en perseguir los sueños ?

Se puede detener el ataque de un ejército, pero no una idea cuyo momento ha llegado.Víctor Hugo

Hace poquito tiempo alguien muy especial terminó un proyecto en el que ha depositado enorme esfuerzo al igual que ilusión, para ello dejó mucho … muchísimo atrás … para La consecución de un sueño.

Salvador Ponce Alcántara (SPA) termina su doctorado calificado CUM LAUDE en Energía Solar Fotovoltaica con título “FABRICACIÓN DE CÉLULAS SOLARES SOBRE SILICIO MULTICRISTALINO Y SILICIO PURIFICADO POR LA VÍA METALÚRGICA” . De una forma mística se cierra un círculo volviendo a su Andalucía con aquellos objetivos profesionales terminados y con la solera en crecendo del que nace siendo un maestro … siempre en evolución.

Me hizo mucha ilusión sus menciones en los agradecimientos … aunque agradecimientos son los que le tengo a su madre, “seguro que le puso el nombre pensando en mí ( Salvador )”.

A continuación están mis amigos Ángel y Ros, quienes con sus bromas consiguieron siempre hacerme reír y mirar la vida de otra forma. Sí Ángel, ya me falta muy poco para ser Doctor y poder “firmar recetas” .

Dejo el final de su introducción … que a pesar de ser una tesis sumamente técnica (lógico) … es toda un historia abierta desde el corazón:

Para terminar, si estás leyendo esto… quiero agradecerte tu interés por mi trabajo. Quizás estés realizando otra Tesis. Tanto si es así como si no, te deseo lo mejor. ¡¡¡MUCHO ÁNIMO PARA TODO!!! ¡¡¡CARPE DIEM!!!